Isonet® L TT

Para el control  de Lobesia botrana 

Isonet® L TT es un difusor de emisión controlada de la feromona sintética químicamente análoga a la que produce de forma natural Lobesia botrana. El difusor consta de dos tubos paralelos de material polimérico, ambos rellenos con la feromona específica, soldados en los extremos y abiertos en el centro para permitir la aplicación en la planta.

Aplicación Isonet® L TT en campo

La aplicación en campo se debe realizar antes del comienzo del vuelo de la plaga.

Abrir el difusor, sin forzar en exceso para evitar que se rompa, y colgar de la parte leñosa de la cepa, de 1-2 metros de altura, según la tipología de la vid y evitando la exposición directa al sol.

La confusión sexual funciona a través de la distribución homogénea de la feromona en el entorno del cultivo a proteger. El mejor resultado se obtiene cuando la aplicación se realiza en áreas grandes. También pueden protegerse áreas pequeñas de cultivo cuando están aisladas y la población del fitófago es baja. Es esencial reforzar los bordes con difusores para reducir las pérdidas de concentración de feromona debido a la influencia del viento.

Controles de campo y monitoreo

La técnica de confusión sexual es una herramienta más de defensa fitosanitaria dentro de una estrategia de control integrado de plagas o de control biológico. Estas estrategias requieren frecuentes muestreos de campo para mantener bajo control la evolución de la población de los fitófagos e intervenir rápidamente para disminuir las poblaciones, si fuese necesario.

Es recomendable colocar trampas de monitoreo dentro de la parcela y en los bordes de las áreas en confusión e inspeccionarlas semanalmente. Dentro del área tratada con feromonas, normalmente hay una reducción casi completa de las capturas. Por esta razón, son muy importantes los controles de daños en campo. Inspeccionar racimos, incluso en ausencia de capturas.

Es aconsejable controlar al menos 200 racimos tanto en el centro como a lo largo de los bordes de la parcela y programar un tratamiento sobre la segunda generación, en el caso, en el que se supere el umbral indicativo del 5% de racimos con nidos. En caso contrario, verificar la presencia de huevos en segunda y tercera generación para tener una estimación precoz del riesgo. Al terminar la segunda y tercera generación realizar un muestreo siguiendo las mismas pautas llevadas a cabo en la primera. Para estas generaciones si el grado de daño se sitúa entre el 3-5% de los racimos con larva, se recomienda tratar con un insecticida.

Considere que para conseguir una buena eficacia de la técnica de confusión sexual se requiere mantener baja la población del fitófago. Cuando esta es alta, pueden ocurrir acoplamientos aleatorios, no mediados por la atracción feromónica de las hembras hacia los machos. Además, hembras fertilizadas procedentes de parcelas cercanas, pueden causar daños inesperados.