Composición

Bacillus thuringiensis subespecie kurstaki(cepa EG2348): 22,6% P/V

Equivalente a

24.000 UI Trichoplusia ni/mg de formulada

Formulación

Suspensión concentrada

Plazo de Seguridad

0 días

Embalaje

Botella de 1 litro, cajas de 12 botellas

Conservación

3 años en lugar fresco y seco

Nº Registro

ES-00282

RAPAX AS

Insecticida microbiológico a base de Bacillus thuringiensis kurstaki (cepa EG 2348) en formulación líquida

RAPAX AS contiene Bacillus thuringiensis subespecie kurstaki de la cepa EG2348.

Es el resultado de un proceso natural de mejora genética (conjugación bacteriana) que ha permitido combinar ventajas de diferentes cepas en una. La cepa EG 2348 de B. thuringiensis kurstaki se incluyó en el Anexo I (lista de sustancias activas permitidas para la preparación de productos fitosanitarios en Europa) el 01/05/2009 y es propiedad de Biogard, división de CBC (Europa) S.r.l

RAPAX AS es una suspensión concetrada, en solución acuosa, recientemente registrada. La formulación líquida permite un fácil manejo y una solubilidad inmediata gracias a los coformulantes de origen natural con acción mojante, que mejoran su distribución en el cultivo, resultando efectivo incluso en superficies más cubiertas de ceras (uvas, hortícolas…).

B. thuringiensis kurstaki es una bacteria gram-positiva, móvil y localizada en todos los suelos. La peculiaridad de B. thuringiensis es tener la capacidad, bajo ciertas condiciones, para producir dentro de la espora un cuerpo paraesporal de origen proteico (llamado “cristal”) que contiene deltaendotoxinas, unas proteínas tóxicas para diferentes especies de insectos.

Los “cristales” de proteína, una vez ingeridos por las larvas, al llegar al intestino medio, debido al efecto del pH alcalino (pH>8), se descomponen en otras unidades de proteína tóxica gracias a la acción de enzimas específicas.

Las toxinas liberadas se unen a receptores específicos en el intestino de las larvas en los que determinan la pérdida de funcionalidad de las células epiteliales. Esto provoca la parálisis inmediata de la la parte intestinal y bucal de la larva que, rápidamente, deja de alimentarse. La posterior descomposición de la pared intestinal crea las condiciones para la invasión del hemocele y el desarrollo de septicemia que conduce a la muerte de la larva en unos pocos días. B. thuringiensis kurstaki  actúa solo si se ingiere. Es esencial aplicar el caldo a todo el cultivo de manera uniforme para que esté bien protegido.

La máxima efectividad se logra con larvas L1 y L2, ya que, gracias a su pequeño tamaño y alta actividad trófica, ingieren rápidamente la dosis letal de B. thuringiensis. Por esta razón, es necesario intervenir cuando las larvas salen de los huevos, realizando al menos 2 aplicaciones  cada 7 días, mojando bien el envés. Para ello nos puede ayudar hacer monitoreo de las poblaciones (trampas de vuelo y observación en campo). Si es necesario (en el caso de un vuelo prolongado del insecto, con la consiguiente eclosión escalonada de los huevos), realizar una tercera operación después de otros 7-10 días desde el último tratamiento. Muy importante asegurarse de tener un pH del caldo de tratamiento por debajo de pH 8 antes de mezclar RAPAX AS

ADVERTENCIAS: Preferiblemente realice los tratamientos por la noche o temprano por la mañana, verificando que el pH del agua utilizada se mantenga entre 6-8. No mezclar con productos muy alcalinos (por ejemplo, polisulfuro de calcio)